De los diversos significados de la palabra complejidad, derivados de su raíz latina, el que nos interesa para esta herramienta es el de combinación o mezcla, en la que se entretejen varios tipos y colores de hilos y otros materiales, para formar una imagen o dibujo. Siguiendo con la idea de los hilos, va a ser necesario comenzar con dos de ellos: uno, el de una definición inicial del significado de complejidad, para los fines del pensamiento; y otro, que nos ayude a entender lo que la complejidad no es, ubicando algunas de las ideas con las que frecuentemente se le confunde.

En este segundo apunte sobre el pensar complejo, se propondrán algunos criterios para a la aplicación de esta herramienta. Se plantearán algunos desaprendedores y aprendedores; unos se refieren a cosas que escuchamos o leemos sobre el pensar complejo y que creemos conveniente cuestionar. Los aprendedores son pensamientos formulados por personas que han reflexionado en esta herramienta. Concluiremos invitándote a realizar un segundo proyecto para mejorar en tu práctica del pensar complejo.

Para manejar un sistema con efectividad, céntrate en las interacciones de las partes en lugar de sus comportamientos por separado.
RusselAckoff
Russel Ackoff
Teórico organizacional