Habrá seguramente quien escuche la palabra medir y piense que es una de las cosas más sencillas de entender. Que otra cosa podría ser más simple que usar una báscula para medir cuanto pesan unas cuantas manzanas en el mercado, o un termómetro para saber si el llanto del niño tiene relación con un problema en su salud. La realidad es que no es tan sencillo, aunque medir es una práctica generalizada, que ha estado presente en el pensamiento, el lenguaje y la cultura de las sociedades y grupos humanos de todos los tiempos.

En este segundo apunte sobre la herramienta de medir, encontrarás criterios útiles en la aplicación de esta herramienta. Igualmente, se proponen algunos desaprendedores y aprendedores; los primeros son dichos o preguntas sobre la práctica de medir, que posiblemente sea conveniente cuestionar o tal vez desaprender. Por su parte, los aprendedores son reflexiones de personas que han pensado sobre esta herramienta. Concluiremos invitándote a realizar un segundo proyecto para mejorar en tu práctica de medir.

La cantidad no puede calificar lo que es notable, solo la calidad puede prevalecer en ese aspecto.
Ehsan Sehgal
Ehsan Sehgal
poeta pakistani