Herramientas para Desaprender y Aprender

Desaprender hoy

Graham Hobster / Pixabay

TEMAS DEL BLOG HDA
Nuevo

Desaprender no es opcional

En un artículo publicado en el blog de la organización internacional Emeritus, titulado “Aprender a Desaprender”, Juilee Kamble plantea puntos

Previos

¿Quién es el desertor?

Es necesario aplicar los principios del pensar crítico al concepto de deserción escolar, utilizado desde hace mucho tiempo e insistentemente

Gotas de sabiduría

Hay un buen número de libros y otras fuentes de material impreso y digital, que ofrecen una gran diversidad de

Archivo

Desaprender Hoy

Desaprender no es opcional

Emeritus01

En un artículo publicado en el blog de la organización internacional Emeritus, titulado “Aprender a Desaprender”, Juilee Kamble plantea puntos clave sobre este tema.

“No hay duda -afirma la autora- de que desaprender es incómodo. Es ciertamente difícil renunciar a los comportamientos, mentalidades y prácticas que han gobernado nuestras vidas durante largos períodos de tiempo.

El aprendizaje y el reaprendizaje requieren que cambiemos y desafiemos nuestras propias creencias, hábitos y zonas de confort. Reconocer y resolver la resistencia interior puede ayudarnos a superar el miedo a lo nuevo.

El futuro es una imagen que aún no está enfocada desde donde estamos parados. Pero lo que está suficientemente claro es que los procesos y sistemas que nos trajeron aquí no pueden sostenernos más allá de hoy. Abrazar la incomodidad del cambio, aceptar la evolución incesante del conocimiento y la innovación, y aceptar que aprender a desaprender y reaprender es nuestro mejor curso de acción“.

¿Qué educación necesitamos?

LimitlessDice Jim Kwik en su libro “Sin Límites”: lo que he llegado a encontrar durante mis años de trabajo con la gente es que casi todo el mundo limita y reduce sus sueños para que se ajusten a su realidad actual. Nos convencemos de que las circunstancias en las que nos encontramos, las creencias que hemos aceptado, y el camino en el que estamos marca quiénes somos y quiénes seremos siempre. En realidad, sin embargo, no se trata de restricciones definitivas, agrega este autor, sino obstáculos temporales que se pueden desaprender y superar.

¿Qué educación necesitamos? -nos dice al respecto un artículo publicado en la página de la UNESCO. Al reflexionar sobre esta pregunta, recordé a un educador argentino que suele citar a un poeta griego, Hesíodo, para definir la tarea educativa: educar a una persona es ayudarla a aprender a ser lo que es capaz de ser. En un escenario complejo, parece una definición simple de la tarea humanística que es desarrollar personas en un escenario incierto. Si tenemos que preparar para lo imprevisto, si los desafíos son cambiantes, la formación tiene que, y puede, ser diferente.

Aprender ¿es acumular o es cambiar?

Manuel Cruz El gran apagonLa pregunta es pertinente, especialmente en esta época en la que la abundancia de información es mucho más importante que comprender dicha información. “El filósofo español Antonio Escohotado -nos dice Manuel Cruz en su libro El gran apagón, el eclipse de la razón en el mundo actual- proponía hacia algún tiempo una certera definición de aprendizaje en la que proporcionaba la pista para plantear el asunto de manera correcta. Afirmaba esto: aprender significa disfrutar cambiando de idea. Tras su sencilla apariencia, la definición deslizaba un supuesto sobre el que conviene pararse a pensar, aunque sólo sea por un instante. Por que se observará que, lejos de plantear el asunto del aprendizaje en términos de añadir, sumar, llenar un hueco o cualquiera de las imágenes asociadas a la idea de la ignorancia como página en blanco, el filósofo lo hacía en términos de cambiar“. Por ello, está quedando cada vez más claro, aunque nos ha llevado mucho tiempo, que la prioridad de la enseñanza de lo básico a lo superior, está en la formación y aplicación de  capacidades para integrar en síntesis de mayor alcance el saber adquirido.

¿Quién es el desertor?

Salon de Clase

Es necesario aplicar los principios del pensar crítico al concepto de deserción escolar, utilizado desde hace mucho tiempo e insistentemente repetido en la secuela de la pandemia de Covid19. Llama la atención, en este contexto, la vigencia de las reflexiones de Lourdes Bueno, que contribuyen a la correcta interpretación del tema. “La palabra deserción -escribió en su libro La exclusión de la esperanza: un sistema educativo desertor–  implica una carga culposa para el sujeto, en este caso,  para el estudiante, quien, junto con la familia, y bajo las actuales condiciones de insuficiencia, falta de pertinencia, alejamiento de las necesidades sociales y rigidez del sistema educativo, se enfrenta sin más a una decisión obligada por la ausencia de apoyos del sistema, por falta de alternativas educativas viables para continuar sus estudios; una ausencia de mecanismos para facilitar la permanencia del estudiante dentro del sistema, responsabilidad que el propio sistema de educación no cumple, con lo que conmina al estudiante a la salida no voluntaria del sistema; pero en ese lavatorio de manos, simulación de un trabajo que no ha sido realizado, además,  le pone al estudiante expulsado, carga el peso de la palabra: “desertor”.

Gotas de sabiduría

LichtenbergHay un buen número de libros y otras fuentes de material impreso y digital, que ofrecen una gran diversidad de refranes, conocidos también como dichos populares, frases o aforismos. Muchos de estos textos, generalmente breves y no pocas veces llenos de buen humor y sentido crítico,  son verdaderas gotas de sabiduría, principalmente porque nos ayudan a comprender e interpretar, de manera muy sencilla, todo tipo de situaciones.

En este terreno, uno de mis autores favoritos es George Christoph Lichtenberg, nacido en Alemania en 1742. Fue investigador y profesor de física, química y astronomía, entre otras disciplinas. En la introducción a su obra titulada “Aforismos”, y publicada en español por el Fondo de Cultura Económica en 1989, el filósofo Luis Villoro nos dice: “la verdadera enseñanza de Lichtenberg radica en haber escrito una obra que exige una lectura especial. La buena literatura no es una calle de un solo sentido; el lector regresa el texto con algo que ya no pertenece al autor. Una página no está ahí para ser aprobada o rechazada. Es buena en la medida en que estimula lector a pensar por cuenta propia.”